fbpx
C/ Cavite, 67 Valencia
+34 634465080
info.menejat@gmail.com

CUIDA TU SUELO PÉLVICO

Health Fitness Center

CUIDA TU SUELO PÉLVICO

También en la cuarentena

P- ¿suelo.. qué?

R– Suelo Pélvico!! ese conjunto de estructuras musculares y ligamentosas que se encuentran en la base de la pelvis y que tenemos tanto hombres y mujeres.

P- Aaaaah! Y ¿para que sirve?¿y por que es importante cuidarlo?

R– Sirve para sujetar o sostener los órganos pélvicos: vejiga, útero y recto. Es importante cuidarlo y mimarlo, porque su debilitamiento, puede provocar que se produzcan lesiones como: prolapsos (descolgamiento de alguno de los órganos antes citados), problemas en relaciones sexuales, incontinencia urinaria (urinaria y gases y/o heces), dolores menstruales,…

P- ¡ Vaya!! pues si que es importante cuidarlo, si! ¿y que puedo hacer?

R- Ahora te lo explico:

En primer lugar Consciencia corporal:

  • Ser consciente de lo que hago y como lo hago. Escuchar a mi cuerpo, observarlo y mimarlo. Si no se como es mi postura corporal, como respiro,como ejecuto mis acciones y/o movimientos; no puedo saber si estoy dañando a mi cuerpo o no. O si nos esta pidiendo a gritos ayuda. Los dolores musculares son una llamada de atención de nuestro cuerpo que nos dice que algo no va bien, o que estamos manteniendo una postura demasiado tiempo, y descuidamos otras.

Mantener unos hábitos de vida saludables:

  1. Alimentación sana y equilibrada. La alimentación es la gasolina que le metemos a nuestro cuerpo, para que nos mantenga fuertes, activos y vitales. Por tanto, cuanto mas sana y equilibrada sea, mejor va a funcionar nuestro cuerpo. Ademas evitamos el sobrepeso y/o la obesidad, que hace que nuestro suelo pélvico tenga que soportar una carga mayor; a parte de otros problemas de salud añadidos (hipertensión, diabetes, problemas respiratorios, cardiovasculares,..) Si necesitas asesoramiento para llevar una alimentación adecuada, nuestra experta en nutrición y dietética esta disponible de manera online y telefónica para cualquier consulta.
  2. Buena hidratación El agua es uno de los componentes principales de nuestro organismo, sin ella nuestro cuerpo no puede funcionar bien (el cerebro contiene un 90% de agua; la sangre un 83%, los músculos un 75% y huesos un 22%). Por tanto, al igual que la alimentación es nuestra gasolina; el agua sería el aceite que le ponemos a los motores, para que no se oxiden y funcionen correctamente. Necesitamos una ingesta diaria minima de unos 8 vasos de agua.
  3. Realizar ejercicio físico saludable. El ser humano es un ser activo, que necesita moverse, pero aquí no todo vale, en esta vida tan sedentaria que llevamos, nuestro cuerpo necesita un buen entrenamiento para mantenerse sano y evitar problemas. Lo importante es mantener la musculatura fuerte, (que no significa hipertrofiada) y equilibrada, de nada me sirve trabajar solo 5-6 músculos, porque esto me provocara descompensaciones y otros problemas derivados. Y esto provocara mayores problemas del suelo pélvico. El cuerpo es un todo, y una pequeña descompensación arrastra a otras estructuras. Por tanto el ejercicio que debo realizar, es el que mantenga el tono muscular, y una correcta postura. EVITANDO: ejercicios de impacto, coger excesivo peso, ejercicios hiperpresivos (como los típicos abdominales). Lo ideal es que sigas las pautas de un profesional del ejercicio físico (CCAFYD) y formado en suelo pélvico. Desde @menejat_fitness proporcionamos clases online por si te apetece entrenar de manera adecuada y/o aprender a hacer hipopresivos.
  4. Descanso Un buen descanso ayuda a regenerar nuestro sistema. Y nos ayuda a relajar cuerpo y mente.

Y un pequeño cambio de conductas

  1. Evitar llevar ropa muy ajustada y/o tacones. La ropa muy ajustada como corsets, fajas, etc provoca que se ejerza una mayor fuerza en nuestro suelo pélvico por tanto, tiene que soportar un peso mayor. Imagina una hamaca cargada de peso, y todavía le metes mas, al final cede; pues pasa lo mismo ahí abajo. P- ¿y los tacones que tienen que ver en todo esto? R- mucho! Llevar tacones diariamente y durante un tiempo prolongado, provoca un cambio en nuestra morfología del pie, lo que conlleva a una modificación de la postura y un desequilibrio pélvico.
  2. NO pasar muchas horas en la misma postura: sentado o de pie, y si tienes que hacerlo por trabajo, respeta pautas de descanso, levantante, haz unos estiramientos, camina un poco, cambia de postura,…Al estar sentado nuestros discos intervertebrales se aplastan, con lo que provoca que se modifique las curvas naturales de la espalda, y con ello desequilibrios en el suelo pélvico.
  3. En el wc evita hacer fuerza para la expulsión de heces o pipi, evita estar sentada con las piernas a 90º (lo ideal es ponerse un taburete, para tener las rodillas mas arriba).

SI QUIERES MAS INFORMACIÓN CONTACTA CON NUESTRO EQUIPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *